viernes, 28 de octubre de 2016

CUESTION DE DIGNIDAD


Cuando los seres humanos se relacionan entre sí, se encuentran con un gran número de situaciones de 

exigencia social. Estas demandas pueden provenir de un amigo, un familiar, un superior o un desconocido, y 

adoptar la forma de ruego, mandato o favor. Aunque la respuesta natural a este tipo de requerimientos debería 

estar guiada por lo que uno considera más adecuado, en muchas ocasiones las personas suelen estar tan 

“presionadas” o “influenciadas” por los demás que terminan actuando en contra de sus propios principios, 

creencias o conveniencias.



UN FINAL PERFECTO





Solo unos kilómetros de distancia separan a tres mujeres que no se
conocen entre sí.
Una es doctora; la otra profesora; la tercera estudiante.
Las tres son pelirrojas y vulnerables. Las tres son el próximo objetivo de un
psicópata obsesionado por llevar
a cabo su obra de arte final. Crímenes que serán estudiados en las universidades,
de los que se hablará durante décadas. Crímenes perfectos.
El asesino les dice a las tres mujeres
que va a matarlas. No saben cuándo ni cómo ni dónde.
Sólo saben que él está ahí fuera, cada vez más cerca.
Que lo conoce todo sobre ellas.
Y que ha comenzado un terrible acoso psicológico que las empujará paso a paso
hacia la muerte.
Ahora sólo tienen dos salidas: cambiar el final del cuento,
o ser devoradas por su peor pesadilla.